¡La ternura es vida! (#4)

Puede ser que te haya sorprendido ver el primer verso en el último blog, porque no correspondía a nuestra tradicional vista encantadora.

¿Quizás las reflexiones de hoy también te van a sorprender!?

2º verso

Aquí la traducción literal del original en Alemán:

¡Noche silenciosa! ¡Noche santa!
Hijo de Dios, oh cómo se ríe Amor de tu boca divina,
la hora de nuestra salvación.
¡Jesús en tu nacimiento! ¡Jesús en tu nacimiento!

Cuando cantas este verso en Navidad, ¿tienes la sensación de que es sólo kitsch conmuovedor? – ¿No?

¡¿Lo ves?! Contiene algo que realmente te toca. Tal vez sea una sensación similar a la que se tiene cuando se toca a un niño pequeño, una vida joven muy pequeña, en la que hay tanta esperanza. Tú también eras así, ¡yo también era así! De alguna manera, esta fuerza vital tan profundo sigue estando en todos nosotros, una fuerza vital que consiste en pura ternura. ¡¿No?!

La vida joven – Joseph Mohr debe haber sentido esto también, porque describe tan tiernamente en este verso que el AMOR se ha convertido en persona – una como TU y yo, de carne y hueso. Como un niño al que uno le gustaría simplemente acariciar. ¡El niño Jesus no ha bajado del cielo, ha nacido de una mujer joven! DIOS y AMOR, ¿no es UNO, como también se describe una y otra vez en la Biblia? ¿Es otra cosa el amor humano? ¿Algo separado? No! ¡Para Mohr es UNO, lo describe tan tiernamente!

¿Qué significa la hora salvadora?

La salvación no ocurre en el cielo de alguna manera. La vida joven, el amor, ¿no es esa la salvación divina? ¿Te suena eso a herejía? Lee la Biblia. Allí encontrarás impresionantes testimonios de que Dios y el amor van juntos, ¡no en el más allá! ¡No en teoría! Ambos son parte de nuestras vidas. (1 Cor 13)

¿Encaja esto con la imagen tradicional de que Dios está en su trono como gobernante en el cielo y desde allí gobierna el mundo, dirige nuestro destino y como juez estricto premia a los buenos y castiga a los malos? ¿Perteneces tu a la generación en la que nos enseñaron esto en la educación religiosa? Joseph Mohr lo ve de otra manera, ve al niño Jesús como un hermanito – y Hijo de Dios. ¡Lo atestigua con tanta ternura y amor! Así Joseph Mohr es todo él mismo – todo libre. ¡No te dejes esclavizar religiosamente por los predicadores de la moral, ni te dejes hacer esperar al más allá!

¿Eres „católico“? No te preocupes. ¡No te preguntaré sobre tu religión!

¿Sabes lo que significa „católico“? Significa universal. Abarca toda tu vida, hasta las puntas de tu cabello. Realmente quiero decir: VIDA, no una religión. No es la iglesia universal. Me refiero a la vida muy concreta, tuya y mía, con todos sus altibajos, alegrías y sufrimientos. Es la VIDA en la que uno se recibe el consuelo, la confianza profunda y la seguridad incluso en catástrofes! 

Esto es „católico“, nada más. Me pregunto si todos los „católicos“ lo ven de la misma manera? De todos modos, lo importante es que tú y yo lo entendamos. ¿TÚ? ¿YO? Franz Xaver Gruber entendió al sacerdote Joseph Mohr „católicamente“, por eso pudo traducir el poema navideño de Joseph Mohr a la melodía apropiada, al lenguaje universal, la música, conmoviendo a tanta gente en todo el mundo!

En el próximo blog veremos el tercer verso. Contiene un mensaje particularmente reconfortante.

OTROS BLOGS:

%d Bloggern gefällt das: